+34 913 57 78 14

Seleccionar página

Luxación recidivante

Luxación recidivante

¿En qué consiste?

 

La luxación o dislocación del hombro es una lesión en la cual las superficies articulares del hombro, que en el caso de la articulación glenohumeral es el húmero y la cavidad glenoidea, pierden el contacto. En caso de que la pérdida de contacto fuese solo parcial, estaríamos en el caso de una subluxación, en cambio si es completa sí se le llama luxación. Esto suele ocurrir tras un traumatismo en la mayoría de ocasiones o por hiperlaxitud. Una de las preocupaciones más grandes que tenemos frente a esta lesión es la luxación recidivante que es cuando el hombro se sale en repetidas ocasiones debido a un daño capsulo-ligamentoso, por ello es importante valorar la articulación por un especialista y con imágenes de alta resolución para delimitar el alcance de las lesiones.

Intervención

La artroscopia de hombro consiste en la visualización de la articulación del hombro a través de 2 o 3 mini-incisiones de aproximadamente 0,5-1 cm. por las cuales se introduce una cámara y aparatos para la reparación de los tejidos dañados. En el caso de la luxación recidivante se realiza un reanclaje del rodete glenoideo y plicatura capsular mediante mini-arpones bioreabsorbibles de última generación. El tiempo medio aproximado de la intervención suele ser 60-90 minutos. El procedimiento se suele realizar con anestesia general y el paciente debe permanecer una única noche de ingreso hospitalario para control de las constantes vitales y del dolor, dándose de alta al día siguiente de la intervención.

Postoperatorio

Tras la cirugía se deja el brazo en cabestrillo para control del dolor que se irá retirando progresivamente a partir de la 3ª semana. Es muy importante que el paciente haga el reposo correcto de 3 semanas para garantizar una buena integración y curación del tejido reparado. Tras la intervención siempre se aconseja la realización de un programa de rehabilitación avanzada y fisioterapia personalizada para una recuperación óptima. Los tiempos de esta recuperación dependen del tipo de trabajo y deporte así como el tipo de lesión, variando desde las 4 semanas a las 12 semanas.

Las tasas de éxito con el reanclaje artroscópico son muy altas llegando hasta el 90% en nuestras manos. Este porcentaje disminuye en pacientes muy jóvenes, en pacientes que han tenidos muchas luxaciones previas, en pacientes con lesiones óseas asociadas, en pacientes que practican deportes de contacto y en pacientes hiperlaxos. Las complicaciones con una artroscopia de hombro para la reparación de una luxación recidivante de hombro son mucho menores y poco habituales que con una cirugía abierta y los tiempo de recuperación también mejoran. Es por ello que siempre aconsejamos primero esta técnica quirúrgica salvo contadas excepciones.

Patologías similares

Contacta conmigo