+34 913 57 78 14

Seleccionar página

Rotura de porción larga de bíceps

Rotura de porción larga de bíceps

¿En qué consiste?

 

La rotura de la porción larga del bíceps produce un dolor muy evidente en cara anterior del brazo acompañado de un sonido como un crack, provocado por la rotura del tendón, y en el brazo, se observa una deformidad, “brazo de Popeye” (la bola del bíceps se cae). Esta rotura suele ser quirúrgica mediante un tratamiento combinado con artroscopia y mínimamente invasiva en la mayoría de los casos, aunque está reservado para pacientes jóvenes (menor 50 años aproximadamente), activos y deportistas de élite. En personas mayores, con poca actividad física, funciona bien un tratamiento conservador, pues dicha rotura no dificulta la movilidad del brazo.

Intervención

La artroscopia de hombro consiste en la visualización de la articulación del hombro a través de 2 o 3 mini-incisiones de aproximadamente 0,5-1 cm. por la cuales se introduce una cámara y aparatos para la reparación de los tejidos dañados. Una vez dentro de la articulación se localiza el tendón del bíceps. Una vez referenciado se hace una mini-incisión en la zona anterointerna de la axila por donde se recupera el tendón y se ancla al hueso de nuevo. El tiempo medio aproximado de esta intervención suelen ser 60-90 minutos. El procedimiento se suele realizar con anestesia general y el paciente debe permanecer una única noche de ingreso hospitalario para control de las constantes vitales y del dolor, dándosele de alta al día siguiente de la intervención.

Postoperatorio

Tras la cirugía se deja el brazo en cabestrillo para control del dolor que se irá retirando progresivamente a partir de la 3ª semana. Es muy importante que el paciente haga el reposo correcto de 3 semanas para garantizar una buena integración y curación del tejido reparado. Tras la intervención siempre se aconseja la realización de un programa de rehabilitación avanzada y fisioterapia personalizada para una recuperación óptima. Los tiempos de esta recuperación dependen del tipo de trabajo y deporte así como el tipo de lesión, variando desde las 4 semanas a las 12 semanas. Las complicaciones con una artroscopia de hombro son mucho menores y poco habituales que con una cirugía abierta y los tiempo de recuperación también mejoran. Es por ello que siempre aconsejamos primero esta técnica quirúrgica.

Patologías similares

Contacta conmigo