+34 913 57 78 14

Seleccionar página

Dedo resorte o gatillo

Dedo resorte o gatillo

¿En qué consiste?

 

La tendosinovitis estenosante, comúnmente conocida como “dedo en gatillo” o “pulgar en gatillo”, afecta los tendones y poleas de la mano que flexionan los dedos. Los tendones trabajan como cuerdas largas que conectan los músculos del antebrazo con los huesos de los dedos y el pulgar. En el dedo, las poleas son una serie de anillos que forman un túnel a través del cual deben deslizarse los tendones, de manera muy parecida a las guías de una caña de pescar a través de las que deben pasar las líneas (o tendones). Estas poleas sostienen a los tendones contra el hueso.

El dedo o pulgar en gatillo ocurre cuando la polea que está en la base del dedo se vuelve demasiado gruesa y comprime al tendón, haciendo que a este le resulte difícil moverse con libertad a través de la polea. A veces el dedo queda fijo o trancado y es difícil enderezarlo o flexionarlo. Las causas de esta afección no siempre están claras. Algunos dedos en gatillo se asocian con afecciones médicas tales como artritis reumatoide, gota y diabetes. El traumatismo local en la palma de la mano o en la base del dedo puede, en ocasiones, ser un factor causante, pero en la mayoría de los casos no hay una causa clara.

El dedo o pulgar en gatillo puede comenzar por una molestia que se siente en la base del dedo o del pulgar, en su unión con la palma. Esta área suele ser muy sensible a la presión local e incluso se puede encontrar un nódulo en esta área. Es muy frecuente que el paciente consulte porqué el dedo queda fijo o trancado y es difícil enderezarlo o flexionarlo.

En fases iniciales el objetivo es evitar el engrosamiento e inflamación de las poleas. Esto se consigue mediante cambio de actividades que provoquen dicha irritación y el uso antiinflamatorios locales. Las infiltraciones con corticoides guiadas mediante ecografía en el lugar exacto de la irritación consiguen aliviar los síntomas, pero si no van acompañadas del resto de un cambio de hábitos, la compresión vuelve a aparecer.

Cuando fracasa este tratamiento conservador o la clínica es muy invalidante la cirugía es necesaria.

Intervención

La cirugía se realiza por mínima incisión en un entorno ambulatorio con anestesia local y no requiere de ingreso. La duración media suele ser de 10 minutos. El movimiento activo del dedo suele comenzar inmediatamente después de la cirugía. El uso normal de la mano por lo general se puede retomar una vez que sienta suficiente comodidad. Se permite realizar trabajo sin esfuerzo y no se recomienda hacer esfuerzos hasta la retirada de puntos sobre los 14 días.

Postoperatorio

Tras una cirugía sobre la mano siempre se aconseja la realización de un programa de rehabilitación avanzada y fisioterapia personalizada para una recuperación óptima y más rápida. Los tiempos de esta recuperación es de 2-4 semanas dependiendo del trabajo que realice el paciente.

Patologías similares

Contacta conmigo