+34 919 99 17 70

Seleccionar página

A Margarita le hicimos un tratamiento de monocitos conocidas como las células madre sanguíneas combinado con un tratamiento con plasma rico en plaquetas por artrosis de rodilla con edema óseo asociado. Vino a consulta con mucho dolor al apoyo de su rodilla izquierda. Apenas se podía poner de pie y caminaba con ayuda de muletas.

En los centros clásicos de tratamiento de artrosis de rodilla le habían propuesto una cirugía invasiva de prótesis total de rodilla, cosa que ella no quería y vino a mi consulta buscando una alternativa más biológica y menos invasiva para aumentar la vida media de su articulación nativa.


Tras un minucioso examen físico y estudio con resonancias actuales, pude observar que tenía una importante artrosis y un edema óseo asociado que hacía que el hueso fuera más blando y por eso la imposibilidad de caminar.

Este tratamiento con monocitos, conocidas como las células madre sanguíneas, se realiza de manera ambulatoria sin necesidad de ingreso. La infiltración con plasma rico en plaquetas de manera interósea en el sitio del edema se realiza en el mismo acto con una mínima de sedación.

En tan solo cuatro días desde el tratamiento, Margarita es capaz de caminar con ayuda de una sola muleta y se levanta de la silla casi sin ayuda, cosa que antes era imposible. Todavía es pronto para ver resultados, pero el 90% de pacientes nota importantes mejoría de movilidad y de dolor entre los 3 y 6 meses desde el tratamiento.

Si estás en la misma situación que Margarita o conoces a alguien que esté en esta situación, no lo dudes y pide cita en mí consulta para una valoración personalizada.