+34 919 99 17 70

Seleccionar página

Acabo de volver de la presentación internacional de la Ruta 040 en la isla de Tenerife. Agradecido por haber sido elegido uno de los embajadores de una de las rutas de montaña más bonitas y con mayor desnivel de España y del mundo, superior a los 3.600 metros sobre el nivel del mar.

Durante estos días he tenido la oportunidad de compartir esta experiencia única, junto a deportistas de elite de la talla de Azara García de los Salmones, primera mujer profesional del Trail en España, y Pau Capell, corredor de The North Face. También compartí la experiencia con otros profesionales del ámbito del deporte como José Antonio de Pablo (DEPA), locutor de carreras y asesor deportivo; Rogelio Macías, director del Área de Carreras por Montaña de la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (FEDME); Stefy Fernández, nutricionista y coach.

Desde el punto de vista de la medicina regenerativa podemos ayudar mucho a este tipo de deportistas de montaña, no solo de élite sino también amateurs. Para este tipo de rutas es muy importante realizar una preparación previa desde el punto de vista mental, nutricional y, por supuesto, del estado cardiovascular, pero lo más importante es tener las articulaciones y los tendones del tren inferior, es decir, rodilla, tobillos y pies en perfecto estado.

Para ello de cara a la pre-ruta, contamos con varios tratamientos sobre las articulaciones, aunque de especial relevancia es la terapia intraarticular con ácido hialurónico ayudando a una mejor lubricación de las articulares y evitar un desgaste excesivo producido por el entrenamiento y realización de la ruta. Lo ideal es realizar estos tratamientos aproximadamente con un mes de antelación  para notar el máximo efecto.

De cara al tratamiento post-ruta es imprescindible una evaluación de posibles sobrecargas principalmente en piernas y pies. El descanso deportivo de impacto por unos días y el tratamiento fisioterapeútico para descargar músculos y articulaciones resulta imprescindible.  Pero para la recuperación de tendones y articulares, en especial si hay zonas con patología inflamatoria, resultan de gran ayuda los tratamientos de medicina regenerativa ortomolecular con la propia sangre, como son los factores de crecimientos plaquetarios, suero autólogo condicionado y los monocitos. En los casos más severos podemos usar terapias con células madre obtenidas de la grasa del propio deportista.

Todos estos tratamientos están exentos de efectos secundarios y de algún tipo de rechazo ya que se extraen del propio deportista, en circuito cerrado y en su procesado no se añade ninguna sustancia o producto externo.

Todas estas terapias estimulan la autoreparación de los tejidos, contribuyendo a que sea una reparación de mayor calidad y en un menor tiempo ayudando a la vuelta deportiva de manera precoz y ayudando a prevenir futuras lesiones.

Gracias a la medicina regenerativa ortomolecular el mundo del deporte tiene un nuevo y amigable aliado.